Cultura en Tacna 2012

Evaluación de fin de año, revisitada.

 

Se termina el año y hay quienes recorren calles y mercados en busca de la buena suerte. Hace poco celebrábamos los distintos rituales que daban la bienvenida al 2012 y ahora nos descubrimos en las mismas acciones, la misma búsqueda, la esperanza renovada al inicio del 2013 —pensar en las ideas del eterno retorno y del tiempo cíclico es inevitable—. En fin, si de repetirnos se trata, hagamos lo que se estila en estas fechas: un recuento de lo sucedido en el año que pasó.

“En algunos libreros o mesitas de noche de lectores empedernidos, deben guardarse los libros que la editorial Cuadernos del Sur publicó este año”, me comenta William González deteniéndose en el viaje que hicimos a Boca del Río durante el verano, a fin de presentar el conjunto de cuentos ambientados en las playas tacneñas y titulado “Historias de arena”; entonces recupero la imagen de los autores venidos de Inglaterra, Lima o la ciudad de Tacna, que leían sus textos en tanto se oía también el golpeteo de las olas detrás de las casas del balneario. Observo con atención el brillo en los ojos de Willy cuando recuerda y me habla luego sobre “Éxtasis”, poemario traducido de la afamada Carol Ann Duffy y pienso en la posibilidad de que las emociones puedan tener forma concreta. “Éxtasis” representa la internacionalización de nuestro trabajo editorial en el otro continente con una escritora de la talla de Duffy, quien ha sido nombrada Poeta Laureada de la Corte Inglesa. La publicación de este libro es un hito importante en la historia de nuestra editorial, como lo son también “Cuarto Austral” de Jesús Cabel y “New York al paso” de Segundo Cancino.

“¿Y los otros libros que no son de nuestra editorial?”, le pregunto divertida a Willy. Él sonríe y me recuerda que le pedí resaltar lo más importante y no hacer un catálogo de todas las publicaciones en Tacna. Valora la continuidad de autores como Luis Alberto Calderón Albarracín, quien presentó sus poemarios “Hallazgos y extravíos” y “Trinos de la palabra”; así como la aparición de nuevas revistas en el medio (“Letrasérticas”, “Lápiz”, “Kaizen”). Luego coincidimos en que si bien es meritorio este entusiasmo por la edición de revistas, una tras otra, lo es mucho más detenerse en revisar mejor los textos que van a publicarse.

A mediados de agosto, se desarrolló la “Feria del libro del Alto de la Alianza” donde participaron escritores de Lima, Arequipa, Chile y Tacna; entre ellos, estuvieron Oswaldo Reynoso, Miguel Idelfonso, Ricardo Virhuez, Willard Díaz, Goyo Torres, Daniel Rojas. Respecto a concursos literarios, Juan Torres Gárate y Luis Chambilla Herrera se llevaron el primer lugar en novela y el segundo en poesía, respectivamente, del Premio Nacional Horacio; ambos reconocidos por la Dirección Regional de Cultura en una emotiva ceremonia. Por lo que Willy, refiriéndose al campo de la literatura en Tacna, se inclina por un balance positivo.

Por otro lado, Ingrid Cafferata —profesora, actriz, crítica de teatro y directora regional de cultura— haciendo una evaluación de la escena teatral en la ciudad, comenta: “Lo más significativo durante este año es el surgimiento de grupos teatrales jóvenes nacidos de la Escuela de Formación Artística Francisco Laso y de la Universidad Privada de Tacna, que llegan con propuestas estéticas propias”. En cuanto a los grupos mayores, ella destaca el intento de descentralización del teatro que hace Rayku (a través de su director Edgar Pérez), abriendo una escuela de formación gratuita en Pocollay; la cual se tradujo en un montaje aún en proceso de creación. Al evaluar la propuesta escénica del grupo Deciertopicante, valora su profesionalismo en tablas y el grupo humano; sin embargo, recomienda que su lenguaje teatral debe ser ajustado al código manejado por los niños en la actualidad, para que estos puedan involucrarse mejor con la puesta en escena. Luego la escucho emocionarse cuando se refiere a “Medea”, el montaje presentado por el grupo de actores de la escuela Francisco Laso, quienes retoman el teatro griego como prueba de su formación teórica. Quisiera creer, como lo cree ella, de que en poco tiempo disfrutaremos en Tacna de una de las obras de Shakespeare. Quizá entonces el público asista y no se observe tantos palcos vacíos como ocurrió en el FITEAL (Festival Internacional de Teatro Alternativo), organizado cada año por el grupo Más de nosotros. Ingrid piensa que estas ausencias se deben a la carencia de un espíritu de colaboración entre los distintos grupos teatrales, quienes se han acostumbrado a realizar esfuerzos aislados ignorando el trabajo de los demás. Trabajar en equipo siempre da buenos resultados, y de eso, mi amiga está convencida pues uno de los logros del año, a nivel institucional, es el trabajo coordinado entre la Dirección de Cultura, el  Gobierno Regional y las municipalidades en diferentes actividades culturales. Algo que también debemos destacar del 2012 es el ballet clásico, con espectáculos ambiciosos e impecables, y la producción de dos películas en la ciudad: “¿Verdad o castigo?”, dirigida por Carlos Vera Munárriz y “El coraje en cautiverio”, bajo la dirección de Edgar Pérez y Calín Romero.

Pienso en las palabras de Ingrid: “Hay que acercar el arte a la gente” e imagino su rostro cuando ponga en práctica su proyecto “Puntos de cultura en Tacna”; acaso encuentre la misma luz que hay en los ojos del artista plástico Jaime Canaza cuando ahora me comenta sobre el pasaje Vigil, un espacio conquistado para la exposición pictórica y donde estuve esperándolo mientras examinaba a las personas transitando junto a los cuadros reclinados sobre uno de los muros. No hay muchos que se detengan a observarlos; algunos ni siquiera notan que están allí, continúan su camino extraviados en sí mismos. Jaime desea que la gente piense en el acto creativo no solo como el trabajo de algunos chicos pintando en el suelo con aerosol, sino que descubra los distintos lenguajes del arte visual y para eso necesita educarse. Por ello, resalta como un logro del año 2012, la adquisición de un espacio que permite el contacto del público con la obra de los artistas. Luego me habla de los concursos de pintura rápida, en los cuales han obtenido importantes triunfos nuestros representantes locales: En Altoarte, concurso organizado en Tacna por la Municipalidad de Alto de la Alianza, Jaime obtuvo el segundo lugar; Alfonso Roca se llevó el primer premio en Checacupe, Cusco; en Moguegua, el artista tacneño Eugenio Cohaila ganó el segundo premio y Jaime, el tercero. Luego me explica sobre la composición, la velocidad al captar la luz, la sombra y las condiciones que debe enfrentar el artista en su intento de retener una imagen. Y pienso si la pintura no es otra cosa, sino una prueba de que el hombre en realidad no ve; por eso, los cuadros nos muestran detalles que de otro modo habrían pasado inadvertidos para nosotros.

Este año, los artistas continuaron apostando por el mercado chileno; entonces comprendo por qué había trípticos, imágenes de campesinas, signos precolombinos, paisajes, figuras estilizadas en la muestra del pasaje Vigil: lo decorativo y lo comercial tienen más salida. “Una propuesta personal difícilmente es acogida por un público que en general no valora el arte y se resiste a cubrir el costo que demanda una pieza única”, me dice Jaime. Lo escucharé hablar de su pintura inconclusa sobre el fin del mundo, del tercer lugar que obtuvo en el concurso de artesanía promovido por Dircetur, de su sueño de un gran museo en Tacna, de la necesidad de nuevos espacios dedicados al arte. Luego nos despediremos y se alejará por el mismo pasaje Vigil, llevando en su interior los temas que lo persiguen a diario: su dolor, sus ideas del cosmos, su lucha del hombre contra el mundo.

Al volver a casa, recuerdo lo que Willy, Ingrid y Jaime me dijeron. El balance en general es positivo; aunque, como siempre, no exista por parte de las instituciones públicas una intención clara de inversión significativa en el tema cultural. Pienso en todo esto, mientras contemplo el nacimiento con las luces navideñas que armé hace poco y acaban de convertirse en símbolos del pasado. Una canción venida de alguna radio se va quedando en mi cabeza: “… tu cariño se me va, se me va, como agua entre los dedos”; así de rápido también se fue el año 2012.

 

Tacna, 28 de diciembre de 2012

 

Deja un comentario