Los Destellos Psicodélicos

Clásicos de la cumbia peruana

 

El renacimiento de la cumbia peruana al que hemos asistido en el Perú de las últimas décadas ha repercutido en diversas esferas de la realidad nacional, los ámbitos culturales, sociales, musicales e incluso ideológicos, han dado origen a un fenómeno que desde lo popular ha llegado a lo erudito, tornándose en una manifestación singularísima de la cultura moderna. Uno de estos aspectos, es el que se ha ocupado de redescubrir el valor de la cumbia nororiental peruana, vale decir la cumbia selvática, género cuyo primer auge se remonta a las postrimerías de los años sesentas y la primera mitad de los setentas.

En este panorama, Los Destellos son referente obligado al referirnos a los representantes más importantes del muestrario clásico de la cumbia peruana, sin embargo pocas veces, o tal vez nunca, se ha reparado en el aspecto más genuino de esta formación musical, y es que de modo casi azaroso muchas de las grabaciones de la banda, bajo la soberbia batuta del maestro Enrique Delgado, decantaron en piezas contenedoras de cáustica psicodelia revestida por la acritud del rock más intoxicado de la época.

Crease o no, Los Destellos alumbraron composiciones infestadas de vitalidad y originalidad, hibridando la voluptuosidad y calentura de la tropicalísima cumbia, con la aspereza e hipnotismo trepidante de las distorsiones y efectismos del rock psicodélico de los setentas, tal maridaje se dio a conocer en todo el orbe como “cumbia psicodélica peruana”, manifiesto que alcanzó dimensiones extraordinarias entre 1968 y 1978, periodo en que la agrupación alternó las resonancias de la populosa cumbia peruana con estilos como la guajira, la descarga o el boogaloo, en las pistas contenidas en los veinte álbums, dos EPs  y sesenta y siete singles, que editó la banda durante su formación tradicional.

A casi cincuenta años de la aparición de Los Destellos, la disquera IEMPSA, hace el esfuerzo de rescatar en una edición limitada y de colección, veinte composiciones recogidas desde casi perdidas cintas originales, que han sido cuidadosamente digitalizadas y masterizadas en un minucioso proceso, para poner a nuestro alcance piezas que desbordan aquel resabio estupefaciente de apasionada psicodelia, celebrando la magnitud  e importancia del legado musical más recóndito  de Los Destellos y de paso valuando el trabajo imprescindible de Enrique Delgado, Tito Caycho, Fernando Quiroz y otros protagonistas que pasaron por las filas de esta inestimable agrupación.

Por supuesto detrás de este viaje sonoro, debe reconocerse la figura del arequipeñisimo Juan Nuñez N., Gerente General de IEMPSA, reconocido por su investigación y afán arqueológico, que en colaboración de melómanos characatos, han gestado el milagro de presentar un artefacto sónico que en poco tiempo alcanzará un valor inconmensurable, y que resulta de obligatoria escucha a quienes pretendemos comprender el desarrollo de la cultura musical del Perú y por supuesto a quienes deseamos bailar y gozar hasta las últimas consecuencias.

 

 

 

Deja un comentario