HAY FESTIVAL AREQUIPA 2016

Diálogo con Margo Glantz en Arequipa
Un privilegio fue conversar con la escritora judía mejicana Margo Glantz ante el público asistente al HAY FESTIVAL 2016, el pasado domingo en el Teatro Arequepay. Fue una reunión muy sensible, llena de buen humor, amistad e inteligencia que los asistentes disfrutaron.
Luego de preguntarle sobre su vida y sus obras, la invité a comentar un post de FB que publicó hace solo un par de semanas. Se trata de una larguísima lista que lleva el título “Estado de indecisión” (que más tarde confesó que será el núcleo de su próximo libro) y que empieza diciendo “¿Cómo decidir qué es lo importante en el mundo…?”, y de inmediato presenta al lector las numerosísimas opciones que caben en 2142 palabras. Elegí diez de ellas, y le pedí que las comentara. Aquí publico las deliciosas respuestas que dio Margo Glantz.
1. “Que se creen dinastías de órganos tubulares”.
MG: No sé qué es (risas) pero lo saqué de Facebook porque me pareció muy divertido.
2. “Que los musulmanes y los mejicanos se estén convirtiendo en los judíos de hoy”.
MG: Será por lo que está pasando en los Estados Unidos con Trump. Evidentemente las figuras más atacadas por Trump son los mejicanos y los musulmanes. Resulta que yo soy judía, mejicana y mujer, y me siento muy vulnerable.
3. “Que el hecho que mi tuit se detenga se convierte en una catástrofe”.
MG: Pues sí, porque como escribo a diario tuits cuando falla siento que me está fallando la cultura.
4. “Que haya yo verificado la insoportable pesadez del ser”
MG: Ese es un mal chiste…
WD: Debe ser una referencia a Kundera…
MG: Que me parece un autor sobrevalorado.
WD: Y mira tú que es uno de los escritores más voceados para ganar el Premio Nobel.
MG: Espero que no lo gane.
WD: ¿Y quién te gustaría que lo gane?
MG: Hay un autor húngaro que me gusta muchísimo, se llama Laszlo Krasznahorkai, que fue guionista de Bela Tarr. Es muy joven todavía —en relación a mi edad—, tiene 55 años y por eso quizás todavía no lo gane. Me hubiera gustado que este año se lo dieran a Philip Roth. Al principio me gustó que se lo otorgaran a Dylan porque me pareció que era una forma de protesta por lo que estaba pasando en los Estados Unidos. Pero creo que no se lo deberían haber dado. Me arrepentí de haber hecho grandes declaraciones favorables.
5. “Que vuelvan a visitarme los colibríes”
MG: Tengo un jardín, una especie de invernadero, y a veces vienen los colibríes pero a veces no vienen y los extraño.
En mi libro “Yo también me acuerdo” tenía que buscar un hilván, para unir a todos esos pequeños fragmentos que lo forman. Y el hilo conductor fue la llegada de los colibríes a mi casa.
6. “Que haya yo estado cuando sucedieron varios terremotos y en Nueva York y el día de los bombazos de Chelsea”.
Yo creo que atraigo los terremotos, así es que tengan cuidado (Risas). Estuve en Asís el día del terremoto en que se cayó la parte alta de la Basílica y destruyó los frescos de Giotto. Yo estaba dentro de la Basílica de Santa Clara cuando empezó un temblor fuertísimo, y tuve que salir corriendo, me caían los guijarros y vi cómo cimbraban los contrafuertes.
También estuve en Turquía cuando hubo el terremoto. Me dio un poco de miedo ir a Estambul con mi hija pero fuimos, y empezó a temblar.
Y estuve en Nueva York poquito antes de que volaran las torres. Y después estuve en septiembre cuando hubo los bombazos en Chelsea; vivía a pocas cuadras de ahí. Por eso creo que soy peligrosa.
WD: Menos mal que aquí estamos acostumbrados a los temblores. (Risas).
MG: Por eso me siento aquí un poco, casi como…
WD: … en ambiente.
MG: Eso.
7. “Que haya yo visto y oído tocar a Satchmo, a Gene Kupra, a Dizzie Gilespi, a Chico Hamilton y oído cantar a Ella Fitzgerald”.
MG: Llevo muchos años de vida y me han tocado muchas cosas interesantes. A Méjico una época llegaban muchísimos artistas de jazz. En Nueva York vi a Dizzie Gilespi, a Ella Fitzgerald y otros.
WD: ¿Te gusta la música clásica?
MG: Sí. Oigo mucha música barroca, Bach; mucha música para piano, del siglo XIX; Schubert, Beethoven, Mozart.
WD: Cuando escribes, ¿oyes música?
MG: Sí, música clásica.
WD: ¿Hay algún vínculo entre la música que estás oyendo y la melodía de tus textos?
MG: “El rastro” lo estructuré a partir de las Variaciones Goldberg, de Bach. Los personajes son un pianista y una cellista que interpretan música clásica. Me interesó plantearme el problema de la interpretación, a partir de unas grabaciones de las Variaciones que tocó Glen Gould cuando era joven comparadas con la misma pieza interpretada muchos años después. Y también me interesaba que cada parte del texto sonara parecida a cada variación, de modo que lo leía en voz alta para ver que tuvieran ese ritmo.
Pero en ese mismo libro me interesaban también las relaciones del texto con el corazón. Para el bolero, para el tango, el corazón es muy importante, es la sede del sentimiento. Y hay un soneto de Sor Juana Inés, que trata del corazón. Todo eso me sirvió.
8. “Que nos haga falta una palabra que englobe las nociones de mal y bien, al mismo tiempo”.
WD: ¿Será posible esa palabra?
MG: Por eso lo pregunto.
WD: Creo que en otras civilizaciones no sería un problema mayor, pero en la nuestra, la occidental, fundada sobre las oposiciones aristotélicas, parecería imposible. Sin embargo, creo que la poesía sí puede hacerlo.
MG: Sí creo, pero yo escribo ficción, no poesía.
9. “Que yo piense que el Facebook es un magnífico magnificador del ego”.
MG: Es cierto. En el Facebook uno dice las cosas más estúpidas del mundo y todos se las celebran (risas). Me gusta, me gusta.
Yo tengo una amiga en el face, que es colombiana, y todo el tiempo se está peleando con todo el mundo. Su estilo ahí es imprecatorio y muy largos sus post. Y sin embargo escribe muy bien unos textos muy amables, como de una mujer virginal.
Yo le digo por qué no escribes como en el Facebook, sería maravilloso que le pegaras a todo el mundo como les pegas en el Facebook.
A mí me interesa mucho analizar en Facebook y en Tuiter esa obligación a contestar ciertas preguntas que son definitorias. Esos mandatos: Comparte. Di tu estado. Pega en tu muro. Te gusta. Te encanta. Te fascina.
Además, que estuviste en tal lugar, a tal hora, que estuviste con tal o con cual. A mí me interesa analizar todo eso, replanteármelo y criticarlo.
10. “Que haya yo añadido, solicitado, avisado, iniciado, aceptado amigos aunque a muchos no los conozco”.
WD. Esta tiene que ver conmigo. Me aceptaste la amistad sin conocerme.
MG: Si pues, ya nos conocemos (Risas).

Deja un comentario