Un pintor no siempre es un artista

Entrevista a Milko Torres, por Dan Castro Flores

 Milko Torres es quizás el artista arequipeño que mejor representa el espíritu del arte contemporáneo en nuestra ciudad, tal como Jean Baudrillard lo entiende, como una ruptura radical con el pasado de modernidad y con el romanticismo. En la obra de Torres se advierte siempre una intención política y una búsqueda de medios nuevos e idóneos para la subversión estética. Le hemos enviado un cuestionario, al que responde a continuación.

 

¿Es posible hacer una periodificación de la pintura arequipeña?

Si, existen épocas muy marcadas y generaciones con aportes diferentes.

¿Qué temas predominan en la pintura arequipeña?

Lamentablemente durante la mayor parte de la historia de la pintura arequipeña ha primado el costumbrismo de carácter chauvinista, paisajes realistas, bodegones, arquitectura, etc.,

Durante las últimas décadas se han tocado nuevos temas como la abstracción, el neofigurativismo o el neo expresionismo.

¿A quiénes considera los mejores pintores arequipeños de los últimos 50 años?, ¿Por qué? ¿Cuáles son sus mejores obras?

Me molesta mucho responder esta pregunta porque siguen hablando de pintura y no de arte, creo que en Arequipa si existen muchos buenos “pintores” mas no grandes artistas.

Luis Palao o Mauro Castillo por ejemplo, son para mí grandes pintores, pero no los considero grandes artistas porque se han encasillado demasiado en un estilo y una temática. Por ello me gusta más la versatilidad de Ramiro Pareja, aunque me parece que su obra es muy neutra (me encantaría que sea más político), sin embargo, lo considero un buen artista entre los que ya podemos reconocer como maestros.

Pienso que lo más interesante en cuanto a pintura ha sucedido en los últimos 25 años. Cito algunos ARTISTAS a los que considero relevantes: Jaime Antillaque, José Luís Delgado, Duina Rodríguez, Leonel Pamo, José Álvarez, David Condori, Christian Flores.

¿Cuáles considera son los motivos por los que los artistas arequipeños siguen realizando en su mayoría el tema paisaje?

Esta pregunta implica también una respuesta dada la obviedad.

El “arte” arequipeño es complaciente, está al servicio de la burguesía y por ello mantiene los temas y técnicas que son del agrado de quienes ostentan el poder económico, pienso que no deberíamos considerar a la pintura complaciente hecha en Arequipa como ARTE.

El arte debe tener una conexión con la realidad que nos ha tocado vivir y con el estado de nuestra sociedad, insisto en decir que lo más interesante de la producción artística arequipeña es la obra de artistas que rompen con el canon establecido por las elites locales.

¿Cree usted que la acuarela en Arequipa es una técnica resaltante en relación a los demás departamentos del Perú o incluso América Latina?

Creo que ya no tenemos hegemonía, se ha generado un mito, en otras ciudades hay buenos acuarelistas y han ganado muchos premios desplazando a los arequipeños adictos a los concursos de acuarela.

En Arequipa hay una gran cantidad de artistas hacen acuarela, pero no todos alcanzan una gran calidad artística. Cantidad no es sinónimo de calidad.

¿Qué temas desarrolla en su pintura y por qué los escoge en relación de otros?

No me centro en la pintura, hago arte con temas sociales y políticos usando medios diversos. Hago lo que hago porque me considero hijo de la crisis socio-económica, testigo de la migración y la degradación política, espectador de la violencia social y de los procesos de transculturación en el Sur del Perú. Sueño con el cambio y la transformación de mi sociedad por eso con mi arte trato de establecer una plataforma de lucha y resistencia contra la discriminación, el odio racial, la violencia política, la segregación por orientación sexual o religiosa, etc.

¿Existe un romanticismo en la pintura Arequipeña?

Si, y es justo ese romanticismo anacrónico el que mantiene al arte arequipeño en el atraso, somos eurocéntricos y complacientes, no miramos nuestra raíz para proyectarnos al pasado.

¿Cómo observa la pintura Arequipeña del siglo XXI?

He encontrado nuevos artistas que me alientan, estoy investigando mucho lo que hacen y pienso que debemos apoyar a estas nuevas generaciones para romper con la mediocridad localista del arte arequipeño.

¿Cuál considera es la tradición de la pintura arequipeña y si se debe seguir?

No debemos continuar ninguna tradición, pienso que para hacer arte no hay que ceñirse a las normas, en arte la creatividad y la libertad no van de la mano con la normatividad y la tradición.

¿Qué opinión le merece las nuevas tendencias del arte contemporáneo en la ciudad de Arequipa?

Me interesa mucho lo que ha venido sucediendo en los últimos 20 años, se están usando nuevos medios y al fin se está haciendo arte de concepto en Arequipa.

Creo que es momento de hacerle caso a Manuel González Prada en el buen sentido de la palabra: ¡Los viejos a la tumba, los jóvenes a la obra!

Deja un comentario