Homenaje a Alejandro Dávila Covinos

Por: Carlos Villaba

Alejandro Dávila Covinos nació en Arequipa el 05 de mayo de 1915 y falleció el 10 de diciembre de 1987. Fue profesor de Armonía y de Guitarra de concierto en la Escuela Superior de Música Luis Duncker Lavalle, actualmente Conservatorio Regional de Música. En su faceta de compositor y transcriptor de música para guitarra, realizó obras de innegable valor, como el arreglo del tercer movimiento de la Sinfonía del Yaraví del compositor arequipeño Juan Francisco Ballón (1898 – 1993), la “Sonata para Clarinete y Guitarra”, creada con el compositor italiano Antonino Adamo, “Preludio para guitarra”.

Un hito importante dentro de la creación de Alejandro Dávila Covinos, son los “Arreglos para trío de guitarras de música argentina”, que fueron estrenadas por los Caballeros de las tres guitarras, agrupación compuesta por Pedro Emilio Zuzunaga, Alejandro Dávila, y Aguirre.

La producción musical de Dávila Covinos todavía está en estudio y existen iniciativas para redescubrir su obra. El maestro Jorge Herrera Santander ha realizado la grabación, con la colaboración del maestro Alejandro Dávila hijo, de “Preludio, Vals y Huayno”, obras escritas para guitarra de concierto; y se anuncia el estreno en Europa del “Preludio N°3 en Re menor” que será grabado por el guitarrista Carlos Villalba; así como otros trabajos para dúo de guitarras.

El legado de la familia Dávila sigue vigente, gracias a la labor de sus hijos José, Edgardo y Alejandro Dávila Ballón; este último ha enseñado en las dos casas de estudio más importantes de nuestra ciudad y actualmente dicta cátedra en la Escuela de Artes de la UNSA. Tiene 15 publicaciones sobre música, en las que destaca la importancia de incluir música peruana en los sílabos de la especialidad de guitarra. Ha organizado cuatro concursos de guitarra con la Alianza Francesa y la Universidad San Agustín y ha participado en festivales nacionales. Incansable promotor del arte en nuestra ciudad como su padre, sigue recopilando obras de otros compositores arequipeños que han escrito obras para guitarra.

El 01 de marzo de 2021 se realizó la publicación y entrega de premios del I Concurso Virtual de Guitarra “Homenaje al maestro Alejandro Dávila Covinos”, evento organizado por el Centro de Promoción musical Pedro Ximénez Abrill Tirado, CEPROMUS PXAT, institución que ha realizado certámenes internacionales de guitarra, concursos, festivales, seminarios a lo largo de sus 32 años de trabajo en nuestro país.

Esta primera edición tuvo como ganadores a Sebastián Emmanuel Márquez Díaz 1er premio, Álvaro Narel Torres Cárdenas 2do Premio, Yu Chun Alatrista Trampus 3er premio: los tres estudiantes del Conservatorio Luis Duncker Lavalle, que por una feliz coincidencia fue el centro de estudios donde el maestro Alejandro Dávila Covinos dictó sus primeras clases.

CEPROMUS PXAT, en el contexto actual de pandemia, trabaja arduamente para crear iniciativas culturales que permitan que los jóvenes talentos de la guitarra en el Perú continúen estudiando y traten de superarse, dejando atrás la problemática por la que estamos atravesando; y de brindar la posibilidad a los participantes de recibir clases con maestros de alto prestigio internacional a fin de emprender una carrera internacional.

La organización del Concurso Homenaje estuvo a cargo de los maestros Jorge Herrera Santander, Carlos Fernández Suarez y Carlos Villalba Ramos; y el jurado compuesto por los maestros: Francisco Bernier (España), considerado por la crítica como uno de los grandes guitarristas de su generación, en 2014, es artista seleccionado por el Ministerio de Asuntos Exteriores; Lucas Martino (Argentina) quien comenzó su carrera profesional en el Alti Hall de Kioto (Japón) y en 2003 invitado por el Rohm Music Festival; y finalmente Denys Bernard (Perú), creador de los Festivales Internacionales de Guitarra en Lima, Arequipa y Cusco.

Estamos convencidos de que no hay mayor privilegio para un evento de esta naturaleza, ni mayor garantía de imparcialidad que haber contado con este jurado de lujo, que además se encarga hoy de brindar las clases magistrales al feliz ganador del concurso.

Fueron unos días maravillosos para disfrutar del equilibrio alquímico que siempre debe existir entre melodía y armonía; días maravillosos para nuestra musa cantora: la guitarra.

Deja un comentario