Músicos arequipeños: Ballón Farfán

Por: Ana Lucía Cervantes

Benigno Ballón Farfán, músico compositor, arreglista y director orquestal, nació en Arequipa el 13 de febrero de 1892. Hijo de Manuel Roberto Ballón y Flores y de Francisca Farfán. Cursó estudios en diferentes reconocidos colegios de Arequipa, empezando en el colegio parroquial de San Lázaro pasando por las aulas del colegio Salesiano y el colegio Hipólito Duhamel, finalizando sus estudios básicos en el Colegio Nacional de la Independencia Americana.

Mostró grandes habilidades musicales desde muy pequeño, haciendo que destaque en las actuaciones escolares interpretando piezas musicales en el piano y diferentes instrumentos.

Organizó y dirigió un grupo orquestal, con el cual realiza giras a diferentes países,

entre ellos Chile y Bolivia. Se convirtió en profesor de música y cantos escolares en la Escuela Normal Urbana, organista durante diez años en la iglesia de Santo Domingo y, por trece años, maestro de capilla en la catedral de Arequipa.

En Lima debuta en el teatro municipal con un conjunto polifónico juvenil de arte junto a Leoncio González y su hermana Rosa Gonzáles dando nacimiento a el renombrado trío “Arequipa”.

Además de ser autor de la mayoría de los himnos de los colegios arequipeños, compuso casi 300 obras entre piezas religiosas, clásicas, bailables y arreglos de tradicionales yaravíes. En 1956 publica una colección titulada “Cantares arequipeños”, que incluía yaravíes y marineras que en su mayoría no contaban con arreglos o transcripciones musicales.

Padre de quince hijos, contrajo matrimonio en tres oportunidades, pues enviudó dos

veces. Entre sus obras podemos encontrar a mi Canto a Arequipa, obra reconocida en su ciudad natal como el himno de la misma por un tiempo, valses como Melgar, Silvia, Arrullo, Sufriendo estoy, el huayno Llanto del inca, las canciones Alba serrana y La quena, los yaravíes Despedida, Ruego, Amor infame e incluso una Misa de réquiem, entre otras teniendo un amplio catálogo musical. Falleció el 12 de julio de 1957.

 

Vals Melgar

Una de las obras más conocidas y emblemáticas del compositor fue creada en Bolivia utilizando la letra del poeta Percy Gibson Möller. Fue compuesta originalmente para voz y piano, más adelante se realizaría una adaptación que incluiría guitarras realizada por el conocido grupo arequipeño los Dávalos, versión que es más conocida entre el público gracias a la difusión que tuvo por el dúo en diferentes medios.

Lamentablemente, esta obra es confundida con el título de “Silvia”, ya que hace mención al nombre del amor imposible de Melgar, y en algunas oportunidades se confundía con otra obra del mismo compositor con el titulo original de “Silvia”.

Melgar llegó a convertirse en una especie de himno popular para los arequipeños, cantada en cada aniversario de la ciudad como un canto emblemático.

 

Letra

“Blanca ciudad,

de eterno cielo azul

puro sol, montañas de mi lar

donde nací, en donde me crié

para amar.

Aquí dejo mis sueños,

aquí dejo mi amor,

aquí dejo mi sueño,

aquí dejo mi amor,

aquí dejo mis lágrimas,

de eterno desconsuelo,

porque mi estrella triste fue cruel.

Silvia adiós, ya perdida

la esperanza de tu amor, mi fe,

al partir por mi patria sometida

y por ti, mi bien,

voy adios, voy adios, adios, adios.

Sonó el clarín, voy hacia allá

a defender mi patria

mi adorada Silvia, mi amor,

sonó el clarín vamos allí,

Oh Patria por ti morir quiero

yo y todos con honor.

Oh Arequipa, ciudad de mis ensueños,

coloso Misti, guardián de mi ciudad,

ansío libertad y amor,

amor y libertad Señor”

 

Deja un comentario