El Error

Sobre el debut de Víctor Miranda, por Coco Herrera

 “THE PRESENCE AND ABSENCE OF A SWERVE HEART IN THE BIRTH OF EVIL” de L-ROR, EL PRIMER DISCO DE MÚSICA CLÁSICA CONTEMPORÁNEA EN AREQUIPA HECHO POR UN NO MÚSICO

L-Ror (El Error), el proyecto sonoro unipersonal de Víctor Miranda Ormachea (Ruidósfera, Quilluya, Guitarrorists, HadaxReciclhadax, Coro Polifónico Atonal Consonante), apareció en escena en 2001 como uno de los primeros intentos arequipeños de experimentación, aleatoriedad, ruido y minimalismo, un juego de azar que terminaría por constituir un precedente en la música local. El proyecto siempre se orientó a cualquier manifestación expresiva que pretenda materializarse en sonoridad, desde acusticidades rústicas, hasta dilatadas manipulaciones electro-efectistas con estética minimalista, y despreocupada, proclive al ruidismo, al trip hop, la electrónica experimental, el EBM, lo sinfónico, el freak folk y otros géneros avant garde.

Sin embargo, las creaciones de L-Ror, rara vez alcanzaron una versión definitiva que pudiera oírse como grabación oficial, por lo que la única forma de apreciar su trabajo se daba a través de los contados cónclaves de músicos experimentales mistianos en los que participaba. Renuente a dar mayor dimensión a sus creaciones, Miranda guardó sus elucubraciones sónicas por casi 20 años y ha tenido que ser una epidemia mundial la que lo animó a exponerlas.

Así, desde hace un tiempo se pueden apreciar en diversas plataformas (Spotify, Bandcamp, Soundcloud, Youtube, Deezer, etc.) algunos muestreos sonoros del trabajo de L-Ror, aunado a un EP de corte acústico denominado “Ending”, en el que se decanta por el new weird folk en versión mutante.

Sin embargo en 2020 L-Ror asestó el golpe más arriesgado, insólito y extravagante de su historia como experimentador musical, “The Presence and Absence of a Swerve Heart in the Birth of Evil”, un peculiar álbum que consiste en diez composiciones de corte académico (o con pretensiones de serlo), piezas sinfónicas que se encuentran en las antípodas del rock o de la arquitectura que Miranda ejecutó en toda su carrera; eso sí, sin dejar de lado los elementos noisers y lóbregos marca de la casa. Ahora, a casi año y medio de su aparición en plataformas, dicho álbum ha sido editado en forma física, en una esmeradísima edición, a través del sello capitalino Discos Astromelia.

“The Presence and Absence of a Swerve Heart in the Birth of Evil”, conforma una travesía temporal que puede leerse como el episodio de transición personalísima de un observador atemorizado hacía el apocalipsis mismo, o simplemente como el trance inefable de esa misma persona hacia cualquier etapa de la vida, un paso emocional e intelectual de descubrimiento de las más viejas facetas humanas, el bien y el mal abriéndose paso en el debilitado y retorcido corazón de los mortales, tan propensos al influjo, y la consecuente redención advenida al elegir una senda.

Pero la virtud de “The Presence and Absence of a Swerve Heart in the Birth of Evil”, también yace en su inherente forma de creación, L-Ror no es un músico con formación académica y sus conocimientos técnicos de ejecución instrumental se albergan básicamente en la sonoridad instintiva que consigue al pulsarlos. Incluso, Miranda ha señalado ser un “no músico” en múltiples ocasiones, por lo que resulta sorprendente que haya incursionado en la corriente llamada modern classical que él ha preferido bautizar como classical noise.

Ahora, luego de una paciente espera el disco puede ser escuchado y adquirido a través de las diversas plataformas de internet, o en su formato CD, a través de las redes de Discos Astromelia (https://www.facebook.com/discosastromelia) o realizando la respectiva coordinación a través del correo electrónico lroraqp@gmail.com.

Deja un comentario