El arte también es un negocio

Entrevista a Deyvi Coaguila, por Jimmy Huanca Condori.

Deyvi Coaguila Coaguila egresó de la Escuela de Arte Carlos Baca Flor en 2009 y desde entonces ha participado en una veintena de exposiciones y merecido varios premios nacionales e internacionales. Actualmente tiene montada una exposición de sus últimas obras en la Galería del Complejo Cultural de la Universidad Nacional de San Agustín. Investigamos con él los efectos que tienen la economía sobre el arte, y el aspecto crítico que caracteriza a las obras de arte llamado Contemporáneo.

 

¿Piensa usted que el artista necesita idear una propuesta teórica antes de abordar la obra?

Si, es necesario tener un tema, un contexto tras la obra, por más figurativa que sea, siempre hay un concepto y en el arte contemporáneo con mucha más razón. En una obra contemporánea sí o sí necesitas de una propuesta teórica, porque en eso se sostiene; caso contrario sería una obra nula, vacía.

Para mi es básico. Desde mis inicios tengo en consideración al contexto como una propuesta teórica, como necesaria base antes de abordar la obra. Primero pienso en un concepto, en una idea y a partir de eso recién abordo la obra, la creación.

Muy aparte, en el transcurso del desarrollo van cambiando muchas cosas, que es parte del proceso de elaboración de una obra, por más figurativa que sea. Pienso que la propuesta teórica es la razón de ser de la obra de arte.

¿Usted lee libros de teoría del arte? ¿Qué autores le interesan?

En la época de estudiante uno siempre está presto a los libros, porque así se aprende y con esto se inicia la carrera, conociendo un poco sobre la historia del arte y todas las competencias de la currícula. Partimos de ese punto.

Llevo poco más de diez años de egresado y he leído bastante. Hoy en día hay muchos autores que hablan sobre la teoría del arte, sobre el arte contemporáneo, el arte figurativo, incluso se entra en controversia con todo eso, porque hay autores que defienden distintas posturas.

Me viene a la mente Brea con su obra “La estetización del mundo” que nos habla de un mundo que busca la belleza, si algo no es bello, entonces tiene que serlo, todo inicia con la primera vista, con lo bello, lo bonito, como si de una pantalla se tratase, nos fijamos más en la envoltura que en el contenido.

También tenemos otros autores que generan mucha controversia como es el caso de la escritora mexicana Avelina Lésper, que está en contra de algunas manifestaciones contemporáneas disque “artísticas”. En fin, existen muchos autores para leer. Sinceramente, por razones de tiempo en la actualidad solo he leído notas y pequeños artículos, mas no he podido concluir con la lectura de obras completas como para decir que he leído a tal o cual autor.

Hoy en día tenemos a la mano las redes sociales que nos da mucha información, depende de uno instruirse en el tema, ya que es parte de nuestro desarrollo.

¿Cree que el arte contemporáneo requiere de una preparación previa para poder apreciarlo?

Considero que aparte de estar preparados o no para apreciar una obra contemporánea o figurativa, la misma palabra de “apreciar” nos lleva al entendimiento de un afecto, de sensibilizarnos, de conmoverse al estar frente a la obra, y para eso no necesitamos estar instruidos, sino desarrollados como seres humanos.

Una obra de arte genera muchas sensaciones en el espectador, a veces los colores, las texturas, las formas dicen mucho, generan distintas sensaciones en el espectador; unos ojos, un paisaje, te puede generar sensaciones similares que una obra contemporánea.

En ese sentido, particularmente pienso que no se requiere una preparación previa, una educación en particular para apreciar una obra ya sea contemporánea o no, sin embargo, si hablamos de “entender” el arte contemporáneo entonces, es otro asunto.

¿Le interesa el arte contemporáneo? ¿Lo practica?

Sinceramente aún soy figurativo. Considero que, en el proceso de madurez como artista, como profesional, siempre se apunta a algo novedoso. El concepto, la abstracción, la estilización de formas o de color en las corrientes del arte contemporáneo tienen sus inicios en el arte figurativo. Mi madurez artística profesional se está dando poco a poco, no me apresuró en hacer arte contemporáneo; sin embargo, me interesa mucho.

A veces llegó a un punto de estilización de formas, de colores; me intrigan los grises. Incluso en el arte contemporáneo existe lo figurativo que genera muchas ideas, muchos mensajes. Se ha visto diversas exposiciones exuberantes, exóticas a nivel internacional en dónde ponen ladrillos, plátanos y demás, o alguna pintura que se pueda considerar minimalista en que a pesar de ser figurativo termina siendo parte de un arte contemporáneo.

¿Qué piensa de las subastas millonarias de obras de arte contemporáneo?

El arte, muy aparte de ser arte, termina siendo un negocio. Creo que todas estas subastas millonarias que se realizan solo son negocios. Sé que una obra tiene un valor, vale una determinada suma de dinero, pero, pensar en un monto exuberante termina siendo solo algo de momento.

Pienso que una obra de arte no se debería de valer tanto, ya sea contemporánea o no, con un precio súper elevado como lo hemos visto en ferias internacionales o subastas.

Los excesivos montos terminan siendo simplemente un negocio, como funciona todo en este mundo, todo es dinero, todo es negocio, el dinero va girando por todo lado. Todo se compra y todo se vende, el arte no es ajeno a esto. Hay mucha gente metida en eso y vive de eso, ya que se mueve mucho dinero detrás. Existen personas que compran estas obras y está bien, la idea para el artista es que exista ese tipo de mercados, quién no quisiera estar en ese mundo.

¿Cree que algún día nuestra región tenga un público consistente aficionado al arte contemporáneo?

Si hablamos del público de la región de Arequipa, es muy difícil. Aún somos cerrados de mente, nuestro público no está preparado para ese tipo de arte, aún somos muy tradicionales, pegados a nuestra cultura, a nuestra identidad; hasta nuestra propia acuarela es muy tradicionalista.

El arequipeño de por sí es muy orgulloso, es cerrado. Darle arte contemporáneo a esta ciudad, veo un poco difícil que la gente acepte estas propuestas.

Hoy tenemos a la mano internet, las redes sociales, y eso nos hace ver muchas cosas, nos hace estar abiertos a nuevas ideas, nuevas propuestas, y sobre todo los jóvenes están expuestos a todo esto y ojalá que más adelante haya más aceptación de este tipo de arte y del arte en general, no solo la pintura, sino que también la música, la danza, el teatro, el cine, etc. Las redes sociales tienen que ser el nexo para englobar todo esto, y de ese modo introducir poco a poco el arte contemporáneo en nuestra región.

¿Cuál ha sido su propuesta más vanguardista?

Soy figurativo, sin embargo he intentado realizar obras un poco más contemporáneas, trabajando con la “mancha”, jugar y darle un contexto distinto a algún paisaje. Soy paisajista, he propuesto temas del paisaje desde otra perspectiva variando bastante los fondos y demás para no copiar la naturaleza tal cual. La intención es interpretarla, porque la naturaleza siempre será perfecta y uno como artista siempre trata de interpretarla de alguna manera con una mirada un tanto más contemporánea y no tan figurativa como estamos acostumbrados aquí en Arequipa.

Es lo más próximo a un arte conceptual que he realizado, un poco más contemporáneo.

¿Le gustaría recibir financiación pública para realizar obras de tipo contemporáneo?

Uno siempre busca un apoyo económico, ya sea que realicemos obras contemporáneas o no, uno siempre tendrá a bien recibir un apoyo del estado, de instituciones públicas o privadas. Supongo que al igual que yo todos quisieran recibir una financiación para realizar sus obras. La idea es hacer arte, por tal motivo, siempre vamos a querer que nos financien algunas exposiciones, algunas bienales, festivales, y todo tipo de expresiones artísticas.

(Maestría de Artes, UNSA).

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario