Dorothy B. Hughes

Una precursora de novela policial.

Dorothy B. Hughes fue el  alias literario de Dorothy Belle Flanagan, nacida el 10 de agosto de 1904 en Kansas City. La madre de la futura escritora de novela negra era profesora, labor que compaginaba con su vocación musical. El padre era periodista y la joven Dorothy formó parte de la orquesta musical dirigida por un tío suyo, aunque finalmente optó por estudiar periodismo en la Universidad de Missouri. Pronto consiguió trabajo en un diario de su ciudad natal. Tras una temporada, se trasladó al este, compaginando su trabajo en distintos diarios con más estudios en la Universidad de  Columbia.

En 1931, la Universidad de Yale editó su primer libro, un poemario titulado “Dark Certainty”, título que podría bien aplicarse al conjunto de su obra.

La autora se  trasladó a Nuevo México, donde su hermana dirigía una publicación femenina, y en la Universidad de Albuquerque continuó sus al parecer interminables estudios universitarios, además de escribir la sección de teatro y literatura de la revista dirigida por su hermana.

En 1932 se casó, adoptando entonces el apellido de su esposo, con quien tendría tres hijos. Además de su labor periodística, posteriormente sería profesora en la mencionada Universidad de Albuquerque.

A comienzos de los años 40, la escritora y su familia vivían en Santa Mónica, California, esta fue su etapa más creativa y productiva, ya que entonces publicó “The So Blue Marble”, sobre las infiltraciones nazis en la sociedad americana, uno de sus leitmotivs. Del mismo año es “El mapache”, y del año siguiente “The Bamboo Blonde”. Su obra maestra es de 1942, la novela titulada “El ave caída”, versionada en el cine con el progresista e infortunado actor John Garfield, encarnando al protagonista, Kit, un brigadista. (El actor acabaría en las listas negras del star system por sus ideas, aislado, deprimido y prematuramente muerto, aunque esa es otra historia de novela negra).

Dorothy escribió ésta novela basándose en el testimonio de un amigo suyo, brigadista internacional en la Guerra Civil española, y narra la reclusión  de este en una cárcel franquista y su posterior retorno a EEUU, donde se enfrentará a enemigos análogos infiltrados en el alta sociedad neoyorquina, en un clima de corrupción, ambiguedad y traiciones varias. El título alude a una de las frases del personaje femenino, Toni: “Cuando el mundo enloquece por la guerra, caen muchos gorriones”. Kit protege unas copas babilónicas, símbolo de “toda la honestidad y la justicia y la belleza que deberían ser la herencia en la tierra del hombre”.

La autora escribió cuatro novelas en los dos años siguientes y con la novena, “Monta el caballito rosa”, en 1946, volvió a triunfar, narrando el personal sueño americano del guardaespaldas de un político corrupto y su paso de tres días  por un pueblo en fiestas populares, versionada también en el cine.

Al año siguiente publicó “En un lugar solitario”, también versionada en el cine. Tras publicar algunas novelas más, la autora, que en una entrevista declaraba descender de una saga de mujeres profesionales, independientes y viajeras, como su madre, su tía y su hermana, preguntándose qué significaba esa cháchara sobre mujeres liberadas y cuándo no estuvimos liberadas, finalmente, en los años sesenta dejó de escribir, en sus propias palabras, “por razones domésticas”, ya que cuidaba a su madre y a sus nietos. Obtuvo, entre otros galardones, el Grand Master Award, que se otorga por la obra completa a novelistas de gran relevancia en el macrogénero criminal.

Murió en 1993, a los 88 años.

Deja un comentario