TALLER: Lo que el cuento no es

Por: William Carlos Williams

Un cuento no es un recorte de periódico. No es realismo. Es, como todas las formas de arte, tomar los materiales cotidianos (o no) y usarlos para elevar la consciencia de nuestras vidas a niveles más altos por medio del arte: es lograr decir algo.

Como en el poema, debe hacerse hincapié en que el cuento siempre parte de otros materiales ya usados, de los mismos desperdicios, los mismos, de hecho, que usó Shakespeare y que se usaron en la tragedia griega: la elevación del espíritu que ocurre cuando una consciencia de la forma, es decir, el arte, se sobreimpone en materiales de gradados por un manejo inerte y cruelmente cínico. Lo que el periódico utiliza a nivel sentimental más bajo, el cuento debería elevarlo al nivel de otros intereses.

Lo anterior debe dejar claro que un recuento meramente “emocionante” de un acontecimiento de la vida diaria, la transcripción de un hecho, no es en sí mismo ni por esa razón un cuento. Uno se entera de un hecho, le interesa por alguna razón; del hecho uno “hace” con palabras, un cuento. Una cosa.

En otras palabras, cuando uno empieza a escribir un cuento, debería saber realmente sobre qué está escribiendo, porque si uno escribe con suficiente destreza, alguien, tarde o temprano, lo va a descubrir y lo juzgará a uno como hombre por eso.

Deja un comentario