2019 Samuel Beckett

Hace cincuenta años Beckett recibió el Premio Nobel de Literatura.

Circa 1981

Nacido en 1909 en Foxrock, Irlanda, se educó en el famoso Trinity College, en cuyos pasillos conoció al joven James Joyce, con quien sería gran amigo a lo largo de los años y para el cual haría investigaciones de lingüística que entraron más tarde en el “Finnegans Wake”.

En 1930, a sus 21 años, Beckett ingresó a la docencia en el propio Trinity, y cuatro años después emprendió una extensa gira por Alemania, Francia, Irlanda e Inglaterra. Empezó allí una carrera literaria fructífera, escribió un estudio sobre la obra de Marcel Proust, varios cuentos, y una curiosa serie de novelas negras en cómics.

Su mayor éxito fue la presentación de la obra de teatro “Esperando a Godot”, en 1953, en París, escrita en francés, segunda lengua de Beckett. La versión en inglés salió un par de años después. Pieza clave del llamado Teatro del Absurdo, la obra tiene dos actos de casi puro diálogo entre Estragón y Vladimir, dos vagabundos que se pasan la noche esperando a un tal Godot que nunca aparece. Cosa curiosa, se estrenó en los 80 en Arequipa bajo la dirección de Tito Cáceres.

A partir de entonces Beckett fue el abanderado del Teatro del Absurdo, una revolucionaria escuela cuya meta parecía la exploración de los límites minimalistas del género dramático, y cuyo tema era el pesimismo por la sociedad capitalista contemporánea.

En 1969 recibió el Premio Nobel “por su escritura, que, renovando las formas de la novela y el drama, adquiere su grandeza a partir de la indigencia moral del hombre moderno”. Una vez que le dieron la noticia, Beckett desconectó el teléfono por varias semanas.

En 1961 compartió el “Premio Formentor” del Congreso Internacional de Editores nada menos que con Jorge Luis Borges.

Falleció en 1989, en París.

Deja un comentario