De la arquitectura arequipeña

Entrevista a Manuel Guerra Arce, por: Anthony Moreno

Arequipa ha tenido y tiene excelentes arquitectos, los mejores de ellos con impresionantes carreras internacionales. Sus obras embellecen a nuestra ciudad de un modo moderno aunque a veces poco apreciado. Manuel Guerra Arce   es el caso más actual de este talento. Es bueno darle un vistazo a su impresionante Currículo:

2014-2018 Estudios de Doctorado, Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales (EHESS), Paris Francia

2010-2013 Diploma de Master, Escuela Superior de Arquitectura de Paris Val de Seine, (ENSAPVS) Francia.

1999-2000 Estudios Completos de Maestría en Ciencias mención «Planeamiento y Gestión Urbano Ambiental» Universidad San Agustín, Facultad de Arquitectura y Urbanismo, en convenio con «International Institute for Aerospace Survey and Earth Sciences» (ITC), Enschede, Holanda y «Institute for Housing and Urban Development Studies(IHS)», Rotterdam, Holanda.

Su último trabajo arquitectónico ha sido como Proyectista-perspectivista en la agencia «TABRA» y en el Proyecto Conjunto Habitacional «Le Colombier» (93170 Bagnolet-Bobigny, Sena-San Denis, Francia). Entre sus trabajos de investigación más famosos están “Traza y Metáfora, el sistema simbólico del Coricancha”, Memoria de Master en Arquitectura; y “La Morfogénesis del Cusco, continuidades y rupturas de la ciudad andina”, tesis doctoral en curso Revaloración de la proporción aurea como instrumento de diseño, ponencia presentada en el Congreso de Nacional de Arquitectura CAP en setiembre 2007.

Luego de hablarnos en extenso y con lujo de detalles sobre la historia mundial de la arquitectura, Manuel Guerra Arce nos respondió:

 

¿Y en Arequipa cuáles han sido los principales períodos de nuestra arquitectura moderna?

Tenemos primero la Arquitectura Colonial. A comienzos del periodo colonial la arquitectura se caracterizó por su adaptación de las técnicas europeas y locales con expresiones formales y estéticas no muy distintas de lo desarrollado hasta ese momento.

A partir de 1600 se adoptarán estilos con una mayor identificación a los cánones europeos como el barroco y el neoclásico; el primero con exquisitos tallados en las portadas y el segundo más sobrio con el uso de pilastras y cornisas. Este segundo estilo precede a la República. En Arequipa se desarrolló desde 1781.

Viene luego la Arquitectura Republicana, que es una de las expresiones de la llamada modernización de las ciudades en un Perú semifeudal y agrario. Esta etapa se da recién a fines del siglo XIX, en ella la economía se basaba en el feudalismo y la agro exportación, lo que dio inicio a una verdadera transformación de la sociedad peruana. La arquitectura republicana se caracterizó por que en ella se podía expresar la cultura y la creatividad de los pioneros de la arquitectura.

Le sigue la Arquitectura Neoclásica. Se desarrolla en tres fases: la primera que trabaja portadas menos decoradas, con pilastras y cornisamentos; en la segunda fase se construyó la actual catedral. Y la tercera utiliza elementos como el capitel corintio. En 1881 llega la estación de ferrocarril con estilo neo-renacentista.

Por último la Arquitectura Moderna y Contemporánea; expresión de los movimientos principalmente racionalistas modernos, Tardomodernos y Postmodernos que se da en Arequipa a partir de la segunda mitad del siglo XX hasta nuestros días.

¿Quiénes son los representantes de esos períodos en nuestra ciudad?

Veamos. Del Racionalismo Moderno son Adolfo Córdova, Luis Dorich, Gonzalo Olivares. Arequipa tiene un destacado número de representantes de la modernidad. Uno de ellos es el caso del reconocido arquitecto Adolfo Córdova, único representante vivo de la agrupación “Espacio”, grupo académico líder de la arquitectura del siglo XX que, en los años cincuenta, realizó el manifiesto que consolida la aparición y desarrollo de la modernidad en el Perú.

De autoría del arquitecto Córdova son el edificio central del Club Internacional de Arequipa y los edificios de vivienda colectiva de Nicolás de Piérola, en su primera etapa.

Otro represente local de la modernidad urbana peruana fue Luis Dorich, destacado urbanista que trajo al Perú los lineamientos del nuevo urbanismo del siglo XX. También hay que reconocer el trabajo creativo de arquitectos arequipeños, entre las décadas de 1940 a 1980. En primer lugar debo nombrar a Gonzalo Olivares Rey de Castro, el representante más importante de la modernidad arequipeña, no solo por el número de proyectos desarrollados, sino por la calidad arquitectónica de su obra.

De Olivares tenemos proyectos como las Galerías Gamesa que, después de 50 años siguen funcionando como galerías comerciales.

Del período Neocolonial son Emilio Harth Terre y José Álvarez. Hacia el centro de este desarrollo urbano está el Hotel de Turistas, un edificio de estilo neocolonial peruano, realizado por los arquitectos Emilio Harth Terre y José Álvarez Calderón, que corona uno de los mejores desarrollos de habilitación urbana y desarrollo arquitectónico de la ciudad hasta el día de hoy.

No serán los únicos ejemplos. Hay otros como el Teatro Municipal de Emilio Harth Terre y el Barrio del Cuarto Centenario del mismo autor, cuyo nombre fue puesto en conmemoración de los cuatrocientos años de fundación española y que incorpora al Stadium Melgar como parte de su configuración urbana.

Del período Tardomoderno son Pedro López de Romaña y Carlos Maldonado Valz: definido como continuación del movimiento racionalista moderno. Entre sus representantes destacados tenemos a Rene Uría, Luis Felipe Calle, Alberto Aransaenz, Carlos Maldonado, Adolfo Miranda, Roberto Yriberry, Gonzalo Guillén y Pedro López de Romaña con el edificio del ScotiaBank en el cruce de la Av. Ejercito con Cayma, así como otros tantos que han ayudado a construir la arquitectura arequipeña del siglo XX.

Por último, del Postmoderno son Álvaro Pastor y Edgardo Ramírez. Este movimiento busca alejarse del racionalismo moderno y tardomoderno retomando sus fuentes en la arquitectura regional y su legado histórico colonial y republicano y proyectándolos hacia la modernidad.

La vanguardia de esta arquitectura en Arequipa es encabezada por los arquitectos Edgardo Ramírez con los edificios de las Bibliotecas de la UNSA y Álvaro Pastor con la Posada del Puente.

Deja un comentario