Caballeros de paso

Por Willard Díaz

“Caballeros de paso” recopila el primer conjunto de cuentos del escritor Edmundo Motta Zamalloa, cuya vocación de narrador se inició, en realidad, hace décadas, en Arequipa, donde formó parte de los grupos culturales activos en los años 80 que transformaron el sentido de la creación literaria local al modernizar sus temas y sus técnicas. Edmundo fue uno de los asistentes a la peña literaria cultural conocida como “La casa de Rolo”, el centro de formación de la vanguardia arequipeña de los años 80 en Arequipa que fue la base de la modernización de la literatura regional en los campos de la poesía, la narración, el ensayo y la psiquiatría. En ese contexto Motta forjó su estilo y descubrió los temas de su interés. A partir de entonces a lo largo de las décadas ha ido desarrollando la estética de su prosa con paciencia, con prudencia y una severa autocrítica, hasta lograr una producción digna de publicarse.

Este no es el primer libro de Edmundo Motta pero es el primero que reúne su labor como narrador de cuentos. Sus trabajos en Ciencias Sociales son conocidos y reconocidos por la crítica y la academia. Tiene un excelente texto de Tesis sobre las peleas de toros, del que se ha hablado mucho en la Universidad peruana. En 2002 publicó “Los sonidos del bronce y otras historias vueltas a contar”, una recopilación de relatos orales narrados por informantes de las zonas altas de Tacna que la prosa de Motta embelleció.

Ahora ingresa en el mundo literario ficcional con un paso firme, mostrando los textos que ha ido creando y perfeccionando con rigor durante varios años de paciente progreso y con varios de los cuales ya ha ganado importantes premios nacionales. “Caballero de paso” es el fruto de un trabajo largo y sostenido, cuya evolución el buen lector podría rastrear en sus páginas hasta llegar a los cuentos finales del libro que son de una maestría incuestionable. Todos, no obstante, muestran unidad en el enfoque que el autor ha puesto sobre la cultura popular andina y mestiza como fuente de creación de nuestro capital simbólico nacional.

En estos tiempos, en que la literatura capitalina ha sido conquistada por las industrias culturales y las editoriales globalizadas, con unos temas y unas formas harto comerciales, lanzar desde las provincias propuestas que eviten el fervor de las modas y hagan aportes autóctonos relevantes es indispensable. De allí la importancia de la promoción de “Caballeros de paso” desde Tacna, desde su universidad pública, como un auténtico don a la creación de un canon literario que represente a todo el país y no solo a su ciudad capital.

Deja un comentario