La Nueva Ola en Arequipa

Nostalgia mistiana

 

La RAE define la nostalgia, en su segunda acepción, como “la tristeza melancólica originada por el recuerdo de la dicha perdida”, esta definición resulta exacta para intitular al disco recopilatorio recientemente editado por los musicómanos devenidos en arqueólogos sonoros,  Cocó Herrera y Rafael Cruz, la reivindicación de la nueva ola “made in Arequipa” ha sido plasmada en un álbum de 22 tracks que rescata del olvido piezas casi desaparecidas en la memoria de muchos sexagenarios.

Hace pocos años Cocó y Rafael protagonizaban un capítulo similar cuando publicaban una compilación de piezas de rock characatas, resucitando a joyas musicales locales de los años sesentas, una edición precisa y necesaria para aquellos que apenas si teníamos noticia de Los Texao o Los Incognitos y que significaba, a su vez, el primer volumen de un empeñoso trabajo de rescate y revalidación que llevaba a cabo el dueto de melómanos.

“Nostalgia Arequipa: 1961-1971 Intérpretes, Compositores y Festivales”, se convierte en la secuela de aquella redención al rock mistiano, esta vez en pos de los autores, intérpretes y festivales que infundieron de su espíritu a la llamada década prodigiosa, un periodo que por estas latitudes se vivió hasta con mas candor y sencillez que en otras partes de Latinoamérica. El dueto de productores Herrera – Cruz, han recuperado a viejas glorias así como a completos desconocidos  – pero no por ello menos valiosos– que ambientaban radios y fiestas arequipeñas hace 40 años, jovenzuelos incautos ansiosos de simularse estrellas de la canción, inocentes palomillas que guitarra en mano cantaban a su cotidianidad y a sus amores de barrio, alucinados chicuelos aventurados que alzaban su juventud como señuelo para poner en la ciudad fama y glamour de fantasía.

Posiblemente Elmo Riveros es el nombre mas reconocido en el tracklist de Nostalgia Arequipa: 1961-1971, y es que este intérprete alzo vuelo en su momento cuando se traslado a la capital y se codeo con cantantes de intensa popularidad como Leo Dan, similar situación sucedió con Nelson Arias, ambos cantantes fundaban su repertorio en composiciones italianas o francesas traducidas al español (como hacía casi el íntegro de los nuevaoleros) y repercutieron seriamente en el país e incluso internacionalmente, al punto que los hermanos de Elmo tentarían suerte con su propia agrupación, Los Hermanos Riveros. Otras artistas como Anita Rodriguez, Narda o Gabriela, matizaron al movimiento “juvenil” en Arequipa aportando frescura y espontaneidad en sus versiones, que tenían cabida en los medios de comunicación locales abocados a la tendencia, y contaban con séquitos de admiradores.

Lo que si escaseaba (casi como regla connatural a lo que conocemos como nueva ola) son los compositores, sin embargo Arequipa contaba con algunos y en toda regla, el mas destacado fue Lionel Cueva, (incansable hasta la fecha, organizador de festivales, broadcaster radial, locutor y melómano incurable) autor de diversas piezas que registró él mismo como sencillos y que lamentablemente nunca conformaron un larga duración; también Eddy Gonzales fue un creador inolvidable, y hemos escuchado infinidad de veces su obra mas popular “La Locura”, interpretada por Pepe Miranda. El más singular de los casos corresponde a Mario Cavagnaro, quien pese a su manifiesta predilección por el criollismo, aprovechó el boom para componer una pieza en clave de nueva ola, “La primera piedra” que interpretó con solvencia el célebre Jimmy Santi.

Finalmente Nostalgia Arequipa: 1961-1971 nos traslada en el tiempo al momento de los Festivales Internacionales, simpáticos sucedáneos locales de enormidades como el Festival de San Remo o el Festival de Viña del Mar, que sin embargo alcanzaron proporciones expectantes, contando incluso con invitados de renombre e importante atención de medios y público; apreciamos en el disco a los primeros puestos de un par de Festivales de Arequipa (Ronald Rey, Freddy Castilla, Elmo Riveros) y a la renombrada banda Los Shains que obtuvieron el mas alto posicionamiento en el Primer Encuentro Nacional de Música Pop.

Debo agregar que, significativa producción o documento valiosísimo terminan siendo calificativos tímidos para un disco que (al igual que su predecesor) se trastoca en pieza de consulta clave para el análisis de la historia sonora de Arequipa, un trabajo intrincado y paciente que merece ser reconocido e imitado, la bibliografía sobre estos lares es considerable y vasta, pero hasta ahora la fonoteca histórica de la ciudad es sumamente pobre, en especial si nos referimos a géneros no tradicionales, por lo que es válido ponerse de pie y aplaudir la gesta.

 

Una respuesta a “La Nueva Ola en Arequipa”

  1. Sería muy buena idea poner la lista de canciones de las voces femeninas de esa época, especialmente de Gabriela, sin menospreciar a las demás interpretes.
    Muchas gracias.
    Desde Lima un Admirador de esas bellezas

Deja un comentario